Uñas de Gel VS Uñas de Porcelana


Tanto si te muerdes las uñas como si quieres lucir siempre una manicura perfecta sin esfuerzo, hay muchos tipos de uñas "artificiales" por las que puedes optar. Las más comunes, por lo bonitas que quedan y el alto nivel de personalización que permiten, son las uñas de gel y las de porcelana. Hay diferentes técnicas y productos para hacerlas, pero a simple vista el resultado debería ser bastante parecido si nos ponemos en manos de una buena profesional. 


Uñas de Porcelana

  • Las uñas de porcelana, al igual que las acrílicas, se esculpen aplicando sobre la uña una mezcla de un producto en polvo y uno líquido, que se endurecen por sí solos en pocos minutos. 
  • Gracias a un molde colocado debajo de la uña natural, podemos elegir la forma y el largo de las nuevas uñas a nuestro gusto. 
  • Quedan totalmente pegadas a la uña natural, por lo que a medida que ésta vaya creciendo, habrá que rellenar el hueco en la zona de la cutícula (cada 2 o 3 semanas)
  • El resultado son uñas muy duras y poco flexibles que pueden romperse con algún golpe, pero son fáciles de reparar y bien cuidadas pueden durar impecables varios meses, tan solo rellenando los huecos cuando sea necesario.
  • El material en sí al secarse tiende a ser mate, pero podemos pintarlas con el esmalte que queramos, o bien pedir que nos quede una manicura francesa perfecta y despreocuparnos del tema hasta el próximo relleno.
  • La principal ventaja de las uñas de porcelana es que se retiran con facilidad, ya que se disuelven poco a poco al empaparlas durante 10-15 min en acetona o algún otro producto específico, por lo que no es complicado retirarlas capa a capa con un palito de naranjo u otro instrumento para cutículas.

Uñas de gel

  •  Al igual que las uñas de porcelana, habitualmente se crean capa a capa sobre un molde, para darle el largo y la forma deseada.
  • Se hacen con un gel especial que, una vez se le ha dado forma, tiene que endurecerse en una lámpara de rayos UV (aunque hay alguna marca de gel que se endurece con luz natural), lo cual puede ser molesto para algunas por el calor que se genera durante el proceso.
  • Su duración es mucho menor que la de las uñas de porcelana, ya que no se suelen rellenar los huecos. Normalmente a las 3 semanas se retiran por completo para hacerlas de nuevo.
  • El resultado son unas uñas flexibles y de aspecto bastante natural, con mucho brillo, que se pueden personalizar con multitud de diseños.
  • El principal inconveniente de las uñas de gel es que para retirarlas hay que limar las uñas con un torno o lima manual hasta que no queden restos de producto, con lo que es frecuente que la uña natural quede fina y deteriorada, especialmente si no se trata de una manicurista experta que lo haga con habilidad y cuidado.





Los precios varían muchísimo de un salón a otro, dependiendo tanto de los productos utilizados como de la habilidad y/o fama de la persona que nos hará la manicura, aunque podemos ahorrarnos mucho dinero haciéndolas en casa una vez que hayamos visto varias veces cómo nos las hacen y que productos usan para ello.

Si optamos por alguno de estos tipos de uñas, es muy importante que vayamos a un local de buena reputación que nos dé confianza, porque el uso de productos en mal estado, una incorrecta desinfección previa y/o una mala aplicación puede dejarnos las uñas destrozadas, con hongos, débiles y quebradizas.

Si estamos decididas a lucir estas favorecedoras uñas artificiales, el decantarse hacia un tipo u otro es una decisión totalmente personal, pues ambas tienen sus beneficios y desventajas, pero personalmente prefiero las uñas de porcelana, porque bien hechas y cuidadas duran mucho tiempo y cuando nos cansemos de ellas podemos retirarlas sin dañar la uña natural, ya que se disuelven en acetona, mientras que las de gel (salvo las conocidas como soft gel) nos obligarán a pulir la uña, con el consiguiente riesgo de dañarla aún más y que quede con un aspecto lamentable hasta que vuelva a crecer. Además, no podemos olvidar el hecho de que exponer las manos con regularidad a una lámpara de rayos UV aumenta considerablemente el riesgo de sufrir cáncer de piel en los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido esta entrada?
♥ Tu opinión me interesa y me ayuda a mejorar el blog ♥
¡ Anímate a dejar algún comentario !