NYX Butter Gloss


Si, como a mí, te encanta el brillo jugoso en los labios, pero no soportas la sensación pegajosa de algunos glosses (no miro a nadie... MAC Lipglass) tienes que probar los Butter Gloss de NYX. Por el ridículo precio que tienen (unos 3,6€) una no espera gran cosa de ellos... pero sin duda sorprenden. No es de extrañar su nombre "butter gloss" (brillo de mantequilla) porque realmente se deslizan como mantequilla por los labios, suave y fácilmente, sin brillos cantosos, grumitos, etc. Huelen a vainilla y no saben a nada, lo cual, sumado al hecho de que no son nada pegajosos, hacen que sea un placer llevarlos puestos. Su pigmentación es muy buena, permitiendo modular desde un brillo con un toque ligero de color hasta casi total opacidad (dependiendo del tono, algunos de los más claros pigmentan un poco menos).

Ha sido un alivio comprobar que éstos no tienen el problema de los Megashine de esta misma marca, en los que el tapón tiende a pasarse de rosca, con lo que no cierra bien y pone todo perdido. Éstos enroscan perfectamente y no manchan nada, lo que los hace perfectos para llevar en el bolso.






El aplicador es la típica esponjita de tamaño estándar, ni demasiado grande como la de los Vinyl Max de Rimmel, ni un pincel impreciso. Con un par de pasadas queda perfecto y, como tienen pigmentación suficiente, ni siquiera hace falta usar perfilador o barra de labios por debajo (aunque para el rojo sí lo recomiendo, porque queda mucho más bonito con los labios delimitados por un perfilador del mismo tono).

(Sin flash) De izq a dcha: Tiramisu, Peach Cobbler, Cherry Pie
De los tres que tengo, el que menos me gusta es Tiramisu, por ser un nude muy común, aunque más pigmentado que la mayoría de glosses de ese color, que no favorece particularmente mi tono de piel. 

Peach Cobbler es mi favorito, un coral con el equilibro justo entre naranja y rosa, que da mucha alegría a la cara. 

Cherry Pie también es precioso: el rojo perfecto para las que no se atreven con los rojos por tener los labios finos, ya que por su brillo (que no se aprecia en la foto porque para que saliera correctamente el color había que evitar cualquier reflejo) produce la ilusión óptica de que los labios son un poco más voluminosos, cosa que no ocurre con los rojos mates o semimates. Se puede usar sólo, pero me gusta especialmente cómo queda sobre el Cremesheen Brave Red de MAC.

Me encanta que tengan los 3 un brillo natural pero nada de purpurina, y que cuando se van quitando con el paso del tiempo (hay que retocar más o menos cada 2 horas), dejan un rastro uniforme y los labios hidratados, por lo que casi podrían usarse como alternativa al bálsamo labial o cacao.

En total son 22 tonos, y están disponibles aquí por unos 5$ (3,6€) cada uno. Un acabado y sensación que supera a muchos glosses de 25€ por menos de 4€... me likey!


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. jajaja justo el que menos me gusta a mí!! xD hay que reconocer que es bonito, es una pena que a mí no me sienten bien los nude

      Eliminar
  2. Tengo el peach cobbler y me encanta como queda. Creo que me voy a animar con alguno más. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una monada, verdad? al principio no sabía si cogerlo, porque parecía demasiado llamativo o muy naranja...pero en los labios queda genial, ni naranja ni rosa, me encanta. Yo también quiero cogerme alguno más, pero no me decido con los colores xD

      Eliminar

¿Qué te ha parecido esta entrada?
♥ Tu opinión me interesa y me ayuda a mejorar el blog ♥
¡ Anímate a dejar algún comentario !