DIY: Exfoliante de Labios Casero y 100% Natural


El frío y viento del invierno tienden a resecar mucho los labios, haciendo que se agrieten y aparezcan pellejitos que resultan de lo más incómodo y antiestético. Para remediarlo, podemos encontrar en el mercado multitud de buenas y variadas opciones para exfoliar e hidratar los labios, pero ninguna tan natural y barata como esta receta.


La miel y el aceite de oliva son muy apreciados desde hace miles de años no sólo por sus cualidades alimenticias sino también por sus beneficios para la piel. La lista de propiedades de ambos es muy extensa, pero podemos resumirla a grandes rasgos diciendo que poseen un gran poder hidratante y reparador, previenen la flaccidez y el envejecimiento y suavizan la piel. Si a todo ésto le añadimos el romero, que tiene propiedades antiinflamatorias, estimula la circulación y por tanto mejora la nutrición y apariencia de los labios favoreciendo la regeneración celular, tenemos una mezcla de lo más completa.





Para elaborar este sencillo pero eficaz exfoliante de labios casero, necesitamos:

  • 1 cucharada colmada de azúcar
  • 1 cucharada de miel orgánica natural
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 ramita de romero fresco

Empezaremos poniendo en una taza o bol la miel y el aceite, y los calentaremos en el microondas durante unos 5-10 segundos a temperatura media, el tiempo justo para que la miel se temple un poco y se vuelva más líquida para sea más fácil mezclarla de manera uniforme con el aceite. En ningún momento debe notarse muy caliente al tacto ni mucho menos hervir, ya que en ese caso perdería todas sus propiedades.


A continuación añadiremos el azúcar y lo mezclaremos con cuidado para evitar que se disuelva en exceso.


En este punto se puede añadir más azúcar o retirar un poco de aceite para que quede con la consistencia que más nos guste, teniendo en cuenta que a mayor cantidad de azúcar más poder exfoliante, y a mayor cantidad de miel y/o aceite más poder hidratante.

A continuación picaremos el romero muy finito y lo mezclaremos con el resto de ingredientes. Si no tienes romero, puedes utilizar alguna otra planta con propiedades medicinales, como la menta o la hierbabuena. Yo prefiero el romero porque es calmante e antiinflamatorio, lo que lo hace un complemento ideal para la agresividad del azúcar al frotarlo sobre los labios.


Ahora sólo tienes que guardarlo en cualquier recipiente hermético de cristal o plástico que tengas a mano (bote de muestras de perfumería, bote de cristal vacío de paté o legumbres...etc). No es necesario guardarlo en la nevera (excepto en verano), ya que la miel y el aceite son conservantes naturales, por lo que si lo mantienes en un lugar fresco y seco se mantiene en perfectas condiciones durante semanas.

La efectividad de esta receta dependerá un poco de la calidad de los ingredientes que utilices. Así, no será igual de efectivo si usas miel industrial no orgánica (ya que suelen someterla a un proceso de esterilización por altas temperaturas similar a la pasteurización de la leche y con él se pierden por completo sus propiedades), o aceite de oliva de segunda.

El modo de empleo es muy simple: untamos una pequeña cantidad de exfoliante sobre los labios y frotamos suavemente para eliminar las células muertas y favorecer la circulación sanguínea y la regeneración de la piel. Luego aclaramos con agua y untamos ligeramente de nuevo los labios con la parte más líquida del producto, procurando que quede poco o nada de azúcar sobre ellos, pero suficiente aceite y miel. Si lo prefieres puedes utilizar tu bálsamo favorito tras la exfoliación, pero personalmente prefiero volver a aplicar una ligera capa de esta mezcla, desechando el azúcar, ya que en un rato se habrá absorbido (si no te lo comes antes... porque la verdad es que está rico), dejando los labios muy suaves e hidratados.

Si te sobra algo de mezcla tras rellenar el frasco en que la vayas a guardar, no la tires. Puedes aprovecharla para suavizar otras zonas como manos, talones, codos y rodillas, pero en ningún caso la uses en la cara, ya que los cristales de azúcar sin disolver son muy agresivos para la sensible piel del rostro.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido esta entrada?
♥ Tu opinión me interesa y me ayuda a mejorar el blog ♥
¡ Anímate a dejar algún comentario !